Contra el rap político

Nuevo concursante del concurso de artículos

Últimamente está ganando relevancia en la escena nacional el rap político (que cabe distinguir del rap social, aunque a veces resulta bastante complicado), de la mano, principalmente, de Pablo Hasél y de los Chikos del Maíz. Si bien es cierto que en las canciones de estos mc’s no todo es política, lo que voy a discutir en este artículo es la legitimidad de sus apariciones, sean pocas o muchas, dejando de lado la apasionante cuestión sobre la marca que debería figurar en las zapatillas de Nega.

Si tomamos una canción como un discurso, salta a la vista que se trata de un discurso “cerrado”. Más aun si, como estamos haciendo en este artículo, atendemos al rap político. Éste, queriendo darle a su mensaje la preeminencia que cree que merece, no se anda con sutilezas y lo expone muy claramente, dejando así poco espacio al juego de la interpretación. Para ilustrar esta idea de “discurso cerrado” tomemos un ejemplo, por lo demás bastante trivial (precisamente por no ser político, como veremos más adelante): en la entrevista del Terapias a los Chikos del Maíz Nega dijo que se arrepentía de haber llamado ‘maestro’ al Chojin, y que le encantaría «poder echar marcha atrás en el tiempo y quitarlo». En este ejemplo se hace evidente la “impermeabilidad” de la canción, pues se nos muestra que es incluso indiscutible para su propio autor (como mucho la crítica, en un momento de aburrimiento, la encontraremos como una notilla a pie de página: entrevistas, comentarios en Youtube…; pero sin alterar un ápice la canción). Resumiendo, el discurso de una canción tiene la característica esencial del dogma: no poder ser rebatido.

A estas observaciones sobre el discurso de la canción añadamos las notas características de la música y su mundo: poder sugestivo, ser “pegadizas”, idolatría, etc… Si mezclamos esto con un discurso de carácter político, vemos fácilmente las consecuencias. Pongamos como ejemplo, estupendo, por cierto (pues su significado da por hecho lo que yo me estoy matando por demostrar), de una frase de rap más o menos político: «si dejo el rap IU perderá un millón de votos» (http://www.youtube.com/watch?v=h1pcveGKcUk). Dejando de lado lo exagerado de la frase, quiero señalar que:

  • En primer lugar: lo dice
  • En segundo lugar: no lo discute

Así que parece bastante claro (disculpad el tono caricaturesco, pero quiero que quede claro): si eres su grupie, lo más consecuente es que le des tu voto a IU. Y como en el primer caso, el mc parece rechazar tal idea pasado un tiempo (http://www.youtube.com/watch?v=FBKtYUtjM40; aunque la opinión que le merecen al artista sus ideas es lo de menos, esto muestra el carácter paradójico del asunto). Se advertirá, como hemos dicho, claramente el efecto de una música de este tipo. Lo más absurdo de esto es que si uno quiere que sus fans no se conviertan en ovejitas (y estoy seguro de que ninguno de los mc’s que se dedican a este tipo de rap lo quiere), y suelta en una canción que ser consciente no significa tragarse acríticamente los ideales políticos que nos ponen sobre el plato, el oyente puede ignorar esos matices simplemente porque no le ha molado la base de la canción en cuestión.

Acabando ya, pongo en tela de juicio que el rap sea un vehículo adecuado para el discurso político no porque éste, al instrumentalizarlo, mancille la dignidad del rap, sino más bien por lo contrario. Porque al ser el rap sólo música, aunque para muchos parece ser una religión, lo único que hace es sacar el discurso político del debate, lo enmarca; y el debate es, a mi parecer, condición de posibilidad de la (buena) política. En conclusión, el rap político anula su propio carácter político, y deja solamente las migajas: el dogma y el fanatismo.

Por Belacqua

Atención: Proximamente una nueva sección de turismo hip hop, viaje a las raices de este estilo musical.

6 pensamientos sobre “Contra el rap político

  1. Edgar

    Me parece que mostrar esta opinión públicamente es algo necesario, por ello y por la coherencia del artículo, gracias.

  2. Willy hmln

    Lo más cierto que he leído en un tiempo… Está clase de rap puede ser entretenido, pero nunca será de verdad política, porque la política es la ciencia de estar en sociedad, y para ellos se requieren matices, y nada de demagogia. La verdad, no puedo negar que me gustan los chikos del maiz, que tengo canciones suyas, pero no hay que dejarse llevar por fanatismos nunca, y menos en estos temas.

  3. Victor

    Terapias, yo tengo una duda.. ultimamente he escuchado que algunos mc´s le tiran mierda a alguien que vota al PP mi duda es ¿Eso es a algún mc o a cualquier persona? Saludos

  4. Dani

    hombre los chikos del maiz o pablo hasel intentaran imponer su política, y son libres de hacerlo en canciones. no me parece mal que en vez de rapear sobre lo que hizo el viernes pasado por la noche rapee sobre los ideales de Marx. Si no te gusta, pues hay una gran multitud de raperos que no lo hacen. saludos

  5. Carlos-Storsion

    Pienso que no estas del todo informado, el rap, en sus comienzos era un arma de acción contra la opresión, en Estados Unidos por el tema racial y es una pena que aquí lo que vende sea “Casa con piscina y en la puerta un bmw” o “tengo los bolsillos llenos de pasta” es muy necesario el “mensaje protesta” dentro de ésta música. Si quieres buenas rimas debes de empezar a leer a García Lorca. Ahora lo que pega es el under, pero no porque mole mas, si no porque hay gente que esta en tu misma situación y tienes oportunidad de sentirte identificado y saber que no estas solo. Lo lleves al extremo que lo lleves, pero a mi me da vergüenza ajena el discurso de Elio Toffana presumiendo que tiene amigos nazis,…esto no es así compadre. Al enemigo se le combate desde cualquier punto y uno de esos es la música. Traduce las letras de Mafia K1 a ver que dicen,…hay tanto por hacer

  6. Luis

    Este es el único artículo del concurso que no parece escrito por un quinceañero, que no trata sobre un tema ya trallado y que me hizo pensar: “hostia, pues tiene razón”. Batante bueno.

    Carlos-Storsion creo que no has entendido el artículo. Para empezar, tú hablas de rap social, y en el artículo ya dice que hay que distinguir entre ese y el rap político y además no critica ese tipo de rap, simplemente dice que la política debería estar unida al debate y en el rap político no hay debate posible, sólo dogma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>